El Concurso nacional de obras experimentales busca fomentar la creación y difusión de obras cinematográficas que desarrollen formas no narrativas de comunicación audiovisual o apuesten por subvertir la narrativa convencional, explorando de esta forma las diversas posibilidades de expresión del lenguaje cinematográfico, sin prejuicios estéticos, culturales o sociales.